Un Taxi en la UCV

Un par de días atrás me encontraba haciéndole un favor a mi tía en la Central, era plena hora del almuerzo y tenía una caja que simplemente no iba a cargar en el metro, así que decidí tomar un taxi hasta mi casa, todos pasaban llenos de gente y los que no me querían joder cobrándome una barbaridad, en una de esas se paró un chamo con un carro verde, enorme y destartalado, me dice ¿necesitas un taxi? yo le digo que no, gracias…insiste y me dice que necesita la plata para la gasolina…lo pienso un segundo y digo, ¿qué carajo no voy a pasar media hora más acá?, en cuanto me monté en el carro comenzó mi angustia mental, ¿ y si este pendejo me mata? ya estaba viendo a mi familia comentando: pero es que a quién se le ocurre montarse en un carro así…pero luego vi que el chamo bien podría haber sido yo, así que medio me tranquilicé, sin embargo no dejaba de mirarlo de reojo, por si acaso…que cagada que uno no pueda confiar en la gente, pero bueno…igual sé que no se debe hacer eso de montarse en el carro con un extraño y esas cosas…
Anuncios

Acerca de Luis H. Acuña

Incomunicador Social. Videojugador. Escritor improductivo. Serie adicto. Lector indiscriminado. No sé Kung-fu ni cómo derrotar a Zurg.
Esta entrada fue publicada en Caracas es Caracas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s