Profesión: Mendigo

Pero que abandonado tengo este Blog, es porque han pasado varias cosas como que ya no estoy sub-empleado y tengo finalmente un trabajo decente, y bueno entre eso y el postgrado no me deja tiempo para publicar tanto como antes. Ahora sí al grano, Venezuela está llena de mendigos, es una realidad lamentable y terrible, sin embargo, me sacan la piedra los mendigos y que me estén pidiendo plata a cada rato, a cada rato salta uno de la nada a pedir y se molestan como si fuese la obligación de uno darles, pero no, yo hace mucho tiempo que dejé de darle plata a los pedigüeños de oficio, al principio les daba porque me daba cosa, luego empecé a dudar de sus necesidades y finalmente un luego de un año de estarles dando y que siempre me hacía falta la cantidad exacta que les había dado, decidí que era una señal del universo y que no les iba a dar más, ilustro con ejemplos, si le daba a un mendigo 53 Bs con 32 céntimos, luego necesitaba sacar copias y justo me faltaban los 53,32 bs y así me pasó hasta que una vez tuve que pedirle prestado a un amigo para irme en el autobús y me di cuenta que los Dioses me hablaban y no querían que les diera más a esos sinvergüenzas…Desde que empecé a trabajar el año pasado me di cuenta de algo: A MI NO ME REGALAN LA PLATA, entonces no tengo porque regalar la mía, más cuando hay muchas personas que carecen de recursos igual y no están pidiendo sino que de una u otra forma tratan de sostenerse de una manera digna, en la estación de metro de Chacaíto se para un ciego que vende unos “portatickeyssss” luego de como dos semanas de estarlos vendiendo se diversificó y empezó a vender bolígrafos, sin embargo los días que no estaba aparecía una ciega con un potecito pidiendo…por supuesto me provocaba patearle el potecito por ridícula, el otro estaba tan ciego y trabajaba, en Maracaibo hay un tipo que anda en una patineta y le faltan las dos piernas y vende limones, y así muchos casos, entonces que no me vengan con cuentos chinos a pedir plata, en especial hay un mendigo que no soporto, es uno que se para en la entrada del CCCT y se la pasa diciendo: “Señor, regálame algo” con voz lastimera…no entiendo como pueden vivir de la lástima ajena, suponiendo que alguien esté en esa posición, con lo que haga la primera semana podría comprar una caja de bolígrafos y así va, tal vez no gane tanto pero al menos hay dignidad. Luego están los anormales hippies que se la pasan pidiendo para el metro, miren hippies si quieren usar las facilidades de la sociedad moderna: asimílense a esta y trabajen o sino lárguense al monte y vivan libremente cazando y recolectando, sólo dejen la gente en paz. En conclusión: Pedir plata está mal y mientras existan personas que están realmente jodidas trabajando no les doy un medio a los mendigos…
Anuncios

Acerca de Luis H. Acuña

Incomunicador Social. Videojugador. Escritor improductivo. Serie adicto. Lector indiscriminado. No sé Kung-fu ni cómo derrotar a Zurg.
Esta entrada fue publicada en ¡Carajo!, He dicho. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s